• Solicita tu presupuesto
  • ¿Es posible frenar
    la avalancha de contaminación por plástico?

    La mayoría de personas nos hemos acostumbrado a usar plástico en nuestro día a día. Compramos un millón de botellas de plástico cada minuto, lo que representa una proporción importante del plástico de un solo uso en circulación.

    La contaminación por plástico es una de las mayores batallas medioambientales de nuestra época. Y nos estamos acercando a un punto de no retorno. Mientras oímos noticias de especies marinas encontradas muertas en las playas a causa de haber ingerido plástico, no podemos huir. En Tailandia cientos de delfines y ballenas mueren cada año mientras un video de una tortuga marina con una pajita de plástico dentro de su orificio nasal se hizo viral el pasado 2018 e ilustraba la gravedad del problema. Afortunadamente el cambio está en nuestras manos.

    Podemos revertir la tendencia de la contaminación plástica

    Una nueva generación está trabajando para afrontar firmemente la crisis global de residuos plásticos. Las organizaciones y los gobiernos están explorando la historia del plástico, revelando por qué los seres humanos han llegado a depender hasta tal punto de este material no biodegradable y desvelan el impacto del aumento de nuestro consumo. Empresas tan conocidas como McDonald’s, Starbucks y Lidl están a favor de un futuro libre de plástico e invierten en:

    • Responsabilidad Social Corporativa – Cada empresa tiene la obligación de contribuir al desarrollo sostenible del planeta durante este período de crisis.
    • Estrategia de reducción de residuos. Se estima que se arrojan 8 millones de toneladas de plástico al océano al año, los efectos de estos vertidos requieren la contribución de empresas y particulares. Esta contribución podría ser muy simple, tanto como la de las empresas de restauración que van a eliminar las pajitas de plástico.

    El impacto en la fauna del planeta está provocando que empresas multinacionales se adhieran al Pacto de los Plásticos en Reino Unido para tratar de afrontar la contaminación que éste genera. Entre las firmantes, más de 40 empresas británicas responsables el 80% de los envases de plástico que se venden en Reino Unido, están dispuestas a conseguir los siguientes cuatro objetivos fundamentales en 2025:

    • Se hace necesario implementar acciones innovadoras para eliminar el plástico de un solo uso problemático o innecesario
    • El 100% de los envases de plástico deben ser reciclables
    • El 70% de los envases de plástico deben poderse reciclar o ser biodegradables
    • El 30% de los envases de plástico deben poder convertirse en producto reciclado

    ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

    Tras un modesto inicio con 2 millones de toneladas de plástico en la década de los 50, en la actualidad se producen 400 millones de toneladas de plástico al año. En los últimos 13 años se ha fabricado más plástico que en toda la historia, lo que ilustra la demanda de comodidad por encima de sostenibilidad.

    Una parte considerable del aumento de la contaminación de plástico proviene de la falta de una infraestructura robusta para la gestión de los residuos, tanto en los países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo. Si bien se han producido y usado plásticos alegremente, no se ha pensado en el modo de deshacerse de ellos.

    ¿Sabías que solo en España se adquieren más de 46 millones de botellas de un solo uso? Probablemente estamos destruyendo el planeta con nuestros hábitos. Iniciativas como el depósito de envases o SSDR están implantadas en varias ciudades y en estudio en muchas otras para fomentar la reutilización de envases, pero no es suficiente.

    El plástico tarda siglos en descomponerse

    Nuestros abuelos sí sabían cómo vivir sin plástico y por ello existen iniciativas que se dedican a recuperar su modo de vida para conseguir una cierta sostenibilidad. El plástico tarda siglos en descomponerse, y el plástico que se degrada, se convierte en micro plástico que contamina el entorno y los océanos.

    La contaminación por plástico se ha triplicado en una década

    La tasa de recuperación de plástico en España es del 54%;sin embargo, la tasa de deshechos de plástico ha aumentado un 4%. El aumento de los costes y la prohibición de China de aceptar los residuos de otros países no ha ayudado a mejorar las cifras.

    Resulta alarmante el aumento de la producción de plástico y que el 90% de los plásticos de un solo uso acaben en el océano. La pandemia de este material de un solo uso ha llevado a responsables políticos y empresas de todo el mundo a actuar. Prohibir las bolsas o pajitas de plástico son pequeños pero relevantes pasos para revertir la tendencia. Los gobiernos trabajan para poner a disposición de los ciudadanos las herramientas para reutilizar y rechazar el plástico. El mensaje clave es dar prioridad a la sostenibilidad frente a la comodidad. Más que aceptar el plástico sin más cuando se nos ofrece, la cuestión es si es posible reutilizar ese plástico, y si no es posible, rechazarlo.

    Las alternativas sostenibles incluyen una taza reutilizable para mantener una correcta hidratación el trabajo; una botella reutilizable para hidratarse durante la jornada laboral; o guardar las bolsas de la compra de tela cerca de la entrada a casa o al vehículo.

    eco-alternatives

    El estado de la contaminación por plástico a nivel global

    Una gran parte de la superficie de nuestros océanos ya se encuentra bajo residuos plásticos. A menos que cambiemos de hábitos, en 2050 habrá más plástico que peces en el océano. La causa más importante de esta contaminación se encuentra en las botellas, pajitas y bolsas de un solo uso. Estos objetos tienen una vida útil media de 12 minutos, pero perduran durante siglos.

    Hasta la fecha, hemos usado 5 billones de bolsas de plástico para llevar la compra a casa tan sólo una vez antes de desecharlas. Este comportamiento de un solo uso es el que ha impulsado a responsables políticos y empresas de todo el mundo a actuar y revertir la tendencia, ya sea prohibiendo las bolsas o las pajitas de plástico.

    Los objetos de un solo uso destruyen la fauna marina como se vio a principios de 2018 cuando se encontró una ballena muerta en Europa con más de 29 kilos de plástico en su estómago. Aunque el plástico se llegue a descomponer, los micro plásticos pueden impregnar el suministro de agua, tal y como indica un estudio reciente en EE.UU. en la que se mostraba que el 94% del agua del grifo contiene micro plásticos. Éstos impregnan el medio ambiente y en España ya empiezan a surgir iniciativas medioambientales que limpian los ríos de plástico como por ejemplo el proyecto Ríos de la Red Cambera.

    ¿Cómo se revierte la situación?

    Producimos veinte veces más plástico hoy de lo que producíamos hace 60 años. Basándose en estimaciones vigentes, los expertos sugieren que en 2050 12.000 millones de toneladas métricas se acumularán en vertederos. Parece ser que el mundo ha tomado nota de la situación dados los movimientos contra el plástico de un solo uso que aparecen frecuentemente.

     littering the oceans

    Existen organizaciones como The Ocean Cleanup que usan la tecnología para eliminar algunos de los 5 billones de piezas de plástico que contaminan los océanos. Esperan que sus sistemas pasivos de limpieza acaben con el 50% de la gran mancha de residuos del Pacífico dentro de 5 años gracias a un método más eficiente y económico que recogerlo con barcos y redes.

    El proyecto Seabin pretende instalar contenedores de basura flotantes en puertos y muelles, que son las fuentes principales de deshechos del océano. Cuentan con contenedores de basura que recogen hasta media tonelada de desperdicios al año. La empresa británica Recycling Technologies ha desarrollado una tecnología innovadora que recicla cualquier plástico y lo convierte en un material reutilizable llamado Plaxx de este modo resuelve el problema del plástico no reciclable. Empresas como Origin Materials se han centrado en lo más alto de la cadena de abastecimiento, con el objetivo de producir botellas reutilizables de materiales sostenibles.

    collecting debris

    Para avanzar hacia una economía basada en la sostenibilidad, se necesitan acciones del mayor nivel posible: El informe de New Plastics Economy defiende una infraestructura mejorada en la que los fabricantes diseñen y después usen plástico. Los estudios realizados propugnan un replanteamiento de los envases, para que el 30% de los plásticos que actualmente acaban en vertederos puedan tener una segunda oportunidad, una vez hayan cumplido su objetivo primario.

    También exige una revisión del proceso de reciclaje para que sea más sencillo procesar los residuos, lo que supondría una mayor viabilidad económica del reciclaje en ciertas regiones; los altos costes del reciclaje a menudo disuaden a los gobiernos de escalar los esfuerzos que conlleva el reciclaje.

    Cinco pasos para reducir la contaminación por plástico

    La educación sobre el problema y su solución aporta un impacto positivo en el entorno. En un esfuerzo por aumentar la comprensión sobre la crisis de los deshechos de plástico, durante todo el año se celebran días de la conciencia medioambiental, e incluye el Día Internacional de la Madre Tierra (22 de abril); el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio); el Día Mundial de los Océanos (8 de Junio); y el Día Mundial del Reciclaje (17 de mayo). Cada año se enfatiza sobre un tema específico. En 2017-2018 el foco se ha centrado en cómo combatir la contaminación por plástico con la ayuda de los medios de comunicación mundiales, quienes han informado sobre los esfuerzos que se llevan a cabo para reducir esta contaminación. Entre los participantes en estas iniciativas se encuentran personas, municipios, organizaciones benéficas, gobiernos y pequeñas, medianas y grandes empresas.

    Gracias a una educación sobre este problema y su solución se puede obtener un impacto positivo en el propio entorno.

    Se pueden utilizar los siguientes consejos que permitirán marcar la diferencia respecto al problema de la contaminación por plástico:

    1. Reducir las botellas – En España se consumen casi 2800 millones de litros de agua envasada cada año, lo que estimula la producción de plástico. Al mismo tiempo también se está abonando el suministro de agua, por lo que si se cambiaran los hábitos de las empresas se podría limitar el gasto y ahorrar en la compra de agua envasada.
    2. Evitar el exceso de embalaje - Las empresas cuentan con acciones de márketing, pero no necesitan embalajes adicionales. Es necesario reducir el plástico y trabajar con materiales reciclables y cartón para presumir ante tus clientes de que te preocupas por el planeta.
    3. Disponer de un espacio para una cocina en el trabajo Las bolsas de ensalada, los retráctiles de las barritas energéticas y el embalaje con film, no siempre son reciclables. Por lo que, si se obliga al empleado a traer comida pre cocinada, se está fomentando el problema. Las cocinas permiten a los trabajadores traer la comida de casa en recipientes reciclables y representan una alternativa más saludable y sostenible que comprar comida preparada.
    4. Disponer de papeleras de reciclaje claramente señalizadas sujetas a una política de reciclaje de la empresa contribuye a que los empleados eviten desechar el plástico.
    5. Buscar materiales alternativos. Aunque el embalaje sea el producto principal de su empresa, siempre existen otras alternativas. Empresas como Tipa ofrecen retráctiles biodegradables que se descomponen después de su uso, asegurando que las huellas de su marca no permanecen en el planeta por los siglos de los siglos.

    Buscar una solución para la pandemia del plástico

    La Coalición Mundial contra el Plástico engloba un colectivo de personas, organizaciones, empresas y responsables políticos que se han unido para eliminar el plástico de un solo uso del planeta. Su página web incluso ofrece una opción para vivir sin plástico. Si bien la vida sin plástico puede parecer un sueño para la mayoría, la reducción del consumo de plástico se está convirtiendo en una realidad.

    La resolución de la ONU aprobada recientemente incluye aproximadamente 200 países a favor de volver a revisar el uso del plástico. China ha acordado reducirlo y Chile, Omán, Sri Lanka y Sudáfrica han prohibido el uso de las bolsas de plástico. Dada la cantidad de plástico presente en el océano, debido al aumento de hasta diez veces previsto para 2020, estas acciones no llegarán a tiempo. La marea está subiendo y puede que volvamos a disfrutar de un mar limpio.

    Reduce el plástico de un solo uso en el puesto de trabajo

    Waterlogic ofrece dispensadores de agua sin bidón diseñados para reducir la huella de carbón en un 72%.

    Consulta nuestro catálogo de dispensadores de agua o contacta con nosotros para más información