• Solicita tu presupuesto

  • Propiedades del agua con gas

    Publicado por ,
    Propiedades del agua con gas

    Según un estudio llevado a cabo entre el Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (ICTAN) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, beber medio litro de agua carbonatada durante las comidas puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

    La investigación demuestra que se puede reducir entre un 6 y un 15 % este riesgo.

    Al comparar los valores de los voluntarios que se sometieron al estudio, llamó poderosamente la atención que los triglicéridos de que los que bebían agua con gas era significativamente inferiores de los que bebían agua sin gas durante las comidas.

    Este dato, tiene una explicación, el agua con gas contiene anhídrido carbónico, sodio, cloruro, litio y otros electrolitos que producen un aumento del pH durante la digestión. Esto provoca que la vesícula biliar vierta menos bilis al intestino, lo que consigue que pasen menos lípidos al torrente sanguíneo y por lo tanto absorba una menor cantidad de triglicéridos y colesterol.

    A diferencia del agua sin carbonatar, la temperatura a la que se debe beber el agua con gas sí que importa. Según recomienda el científico Jordi Oliver-Rodés, para que las propiedades no disminuyan, hay que beberla entre las 6º y 8º C.

    Otro beneficio del agua carbonatada es el de calmar la sed. El gas, actúa sobre las terminaciones nerviosas de la boca, que son las que detectan estas sensaciones.

    ¿Es realmente saludable?

    El agua con gas, es el agua normal que consumimos pero con anhídrido carbónico, que producen las burbujas. Este es el motivo por lo que el agua carbonatada es igual de saludable que el agua sin gas.

    Este agua puede tener beneficios añadidos, además de tener el poder de calmar la sed y mejorar las digestiones, como hemos dicho anteriormente, también puede ayudarnos a la hora de perder peso. El agua con gas no aporta calorías, pero sin embargo, genera sensación de saciedad al llenar el estomago y contribuye a calmar nuestro apetito.

    No obstante, se desaconseja beberla a quienes presentan problemas de aerofagia o meteorismo, colon irritable o distensión abdominal. Estas personas, han de evitar consumir agua con gas, así como cualquier otra bebida con gas, ya que todas ellas empeoran estos síntomas.

    Infórmate de nuestros dispensadores, que proporcionan agua con gas fresca y pura 100%.