• Solicita tu presupuesto

  • La importancia de la satisfacción en el puesto de trabajo

    Publicado por ,
    La importancia de la satisfacción en el puesto de trabajo

    La satisfacción en el trabajo por parte de los empleados resulta fundamental para las organizaciones. La satisfacción puede estimular la energía positiva, la creatividad y una mayor motivación para el triunfo.

    Para los trabajadores de Waterlogic es un placer acudir al trabajo por la mañana. Muchos de nosotros hemos encontrado la satisfacción en las actividades cotidianas tales como las reuniones matinales de pie, en las que compartimos nuestros últimos logros, o bien en las conversaciones telefónicas para ponernos al día con nuestros compañeros del otro lado del Atlántico. Nos hemos dado cuenta de que la cultura de trabajo de Waterlogic, que incluye la motivación y el apoyo a sus trabajadores ha tenido una influencia muy positiva en el ánimo y el desempeño del grupo más numeroso.

    ¿Significa esto que una persona satisfecha es un trabajador más productivo?

    La importancia de la satisfacción en el puesto de trabajo

    Estudios recientes muestran que las personas que se sienten implicadas en su trabajo y satisfechas a la hora de colaborar con sus colegas, no solo se esfuerzan más en realizar su trabajo, sino que también trabajan con mayor desempeño y de forma más inteligente. A pesar de ello, resulta alarmante constatar el elevado número de personas en el mundo que aún no se sienten satisfechas en su puesto de trabajo. Una encuesta realizada en 2016 entre más de 50.000 trabajadores españoles, pone de manifiesto que un 42% se siente intelectual y emocionalmente comprometido con su trabajo. El estudio también constata que los empleados de mayor edad muestran mayor nivel de compromiso y mayor sentimiento de deuda con la empresa, en contraste con los más jóvenes.


    La ciencia proporciona evidencias en forma de enlaces neurológicos que muestran las conexiones entre nuestros sentimientos y pensamientos y cómo estos pueden tener un impacto en nuestras acciones y nuestros intercambios cotidianos. Si alguien está sumido en un mar de emociones negativas, él o ella pueden encontrar dificultades de concentración, y dado que nuestras emociones pueden anular nuestra habilidad para tomar decisiones acertadas, esto también puede afectar nuestra capacidad para pensar con claridad. La ira, el estrés y la frustración no son emociones estimulantes. Estas alimentan la tristeza, lo que a su vez conduce a una desconexión de las tareas que se están llevando a cabo. Teniendo en cuenta que entre el 60% y el 80% de los accidentes laborales están atribuidos al estrés, parece evidente que nuestras emociones tienen una gran influencia en nuestra vida tanto en la personal, como en lo profesional.

    También cabe destacar que las emociones positivas demasiado fuertes, afectan de igual modo sobre las personas. Algunos estudios han demostrado que el exceso de satisfacción puede tener un impacto sobre la creatividad de las personas, convirtiéndolas en menos innovadoras y más susceptibles a caer en comportamientos nocivos.

    Los investigadores del Instituto de Liderazgo Teleos (Teleos Leadership Institute) han encuestado a numerosas organizaciones a nivel mundial y han encontrado claras similitudes en cómo las personas describen sus deseos y necesidades en el puesto de trabajo.

    1. Contar con relaciones laborales de respeto mutuo, confianza y apoyo que favorezcan un buen estado anímico.
    2. Sentir motivación por un objetivo, lo cual permite reconocer que el esfuerzo está sirviendo para conseguir un hito importante.
    3. Saber lo que es probable que vaya a suceder en el futuro y cómo ello impactará en su vida. El estudio realizado por Richard Boyatzis, muestra que las personas se sienten más satisfechas y más comprometidas cuando existe una conexión entre la visión de las personas y de la organización para la que trabajan.

    La satisfacción y la felicidad en el trabajo comportan múltiples beneficios. Combinadas mejoran el estado de ánimo, aumentan las oportunidades para el trabajo en grupo, para el intercambio de conocimiento y fomentan la comunicación abierta. No hay duda de que el ambiente laboral tiene un gran papel a la hora de determinar el nivel de satisfacción de cualquier empleado. Sin embargo, es responsabilidad de ambos, empleado y empresario el fomentar la felicidad en el puesto de trabajo. Un trabajador satisfecho tiene una actitud más optimista y trabaja de mejor modo, lo cual crea un entorno laboral positivo y productivo.