• Solicita tu presupuesto

  • Dispensadores y fuentes de agua para colegios

    Publicado por ,
    Dispensadores y fuentes de agua para colegios

    Los dispensadores de agua o fuentes de agua se convierten en un elemento fundamental dentro de los centros educativos. La necesidad de los estudiantes por hidratarse es un hecho comprobado. Muchas horas de concentración y esfuerzo mental hacen que nuestro cuerpo demande una cantidad mayor de agua que la habitual.

    Estudios científicos han demostrado que no beber la suficiente cantidad de agua influye en la capacidad de aprendizaje de las personas. Si no bebemos agua es muy probable que la memoria a corto plazo, la coordinación motora o los estímulos se vean alterados.

    Beber poca agua dificulta el pensamiento porque deshidrata el cerebro y éste pierde la posibilidad de un funcionamiento óptimo, ya que la materia gris se encoge, entorpeciendo el aprendizaje y el cerebro se contrae”, afirma la Practitioner de Brain Gym.

    Se ha demostrado con experimentos a personas que la toma de agua ayuda a tener mejores reflejos cerebrales; de este modo las personas que presentaban mayores niveles de deshidratación tenían que llevar a cabo una actividad neuronal mayor para alcanzar los mismos resultados que las personas que estaban hidratas.

    ¿Por qué usar fuentes de agua en los colegios?

    Queda claro por lo tanto que si los alumnos de un colegio están bien hidratados mejorarán en su rendimiento y esto es bueno tanto para ellos como para el propio colegio. ¿Cómo hacer que beban más agua? muy sencillo, facilitándoles puntos donde se encuentren dispensadores de agua en los que con facilidad puedan rellenar su vaso o botella sin tener que ir a los servicios o hacer largos desplazamientos; algo que da pereza y hace que muchas veces no acudan a beber agua.

    La deshidratación es grave para todos nosotros, pero afecta de forma especial a los más pequeños. En el momento que un menor empieza a sentir sed, ya han perdido sin darse cuenta más del 20% de su capacidad física y mental. La consecuencia directa de todo esto irá asociada a un menor rendimiento académico.

    Dispensadores de agua para colegios ¿Bidón o red eléctrica?

    Existen muchos tipos de fuentes de agua en el mercado. Las principales que puedes diferenciar son las de bidón y las de red eléctrica. En Waterlogic solo apostamos por las fuentes de red. ¿Por qué apostamos por este sistema?

    Comparación dispensadores de agua

    Como puedes ver las diferencias entre un sistema y otro son notables. Nuestras fuentes ofrecen un diseño moderno y además las personalizamos con el logo del colegio. El agua es ilimitada y no son necesarios cambios de bidón. Además son respetuosas con el medio ambiente.

    Fuentes de agua Waterlogic : adiós a los virus y bacterias

    Adiós a los virus y bacterias​

    Como todo el mundo sabe los colegios son lugares idóneos para que los virus y bacterias se reproduzcan. Uno de los focos de infección principal es el agua.

    Nuestras fuentes de agua llevan integrados tanto el sistema Firewall como el Biocote (ambos certificados por la Water Quality Association) que aseguran que el agua que bebemos es totalmente pura y libre de virus y bacterias.

    En los centros educativos la higiene es fundamental y no está demás empezar ofreciendo a los alumnos algo tan básico como un agua totalmente pura.

    Si trabajas en un colegio, academia, guardería… en Waterlogic contamos con una amplia selección de dispensadores de agua. Ponte en contacto con nosotros y un experto te asesorará para ver cuál de todas las que disponemos es la que más se adapta a tus necesidades.

    Agua gratis en colegios en Andalucía

    La junta de Andalucía ha tomado nota de la importancia de tener agua gratuita a disposición de los alumnos siempre que lo necesiten.

    Además se considerará como infracciones graves la dispensación en centros educativos de menús no adaptados a las necesidades nutricionales del alumnado o con desequilibrios del aporte calórico; la utilización de alimentos o bebidas con alto contenido en ácidos grasos saturados, trans, sal y azúcares añadidos; la publicidad de alimentos en áreas sanitarias donde se atiende a menores; o el incumplimiento de la exigencia de acceso al agua potable.