• Solicita tu presupuesto
  • Día Mundial de los Océanos 2019

    Publicado por ,
    Día Mundial de los Océanos 2019

    Todos los años, el 8 de junio el mundo se une para celebrar el Día Mundial de los Océanos: en un inicio fueron el Centre for Ocean Development y el Ocean Institute of Canada quienes propusieron este homenaje, celebrado en la actualidad por millones de personas de nuestro planeta azul. El Día Mundial de los Océanos tiene como objetivo motivar a la sociedad para empezar a construir un futuro mejor juntos. Se organizan eventos para informar a las personas sobre nuestro impacto en los océanos con la esperanza de crear un movimiento global que fomente la gestión sostenible de este preciado recurso. El hecho de disponer de una fauna marina rica es fundamental para la salud global. Nuestros océanos son los pulmones del planeta, ya que liberan la mayoría del oxígeno que respiramos las personas, además nos proporcionan pescado, un clima estable, una fuente natural de agua y medicamentos en abundancia.

    El siguiente artículo muestra cómo los plásticos causan el mayor daño a nuestras aguas y analiza cómo pueden contribuir las empresas a proteger nuestros océanos en este Día Mundial de los Océanos.

    La pandemia de la contaminación por plástico

    Caminando por el margen de cualquier río, por la orilla del mar o cualquier lugar de costa lo más probable es que encontremos como mínimo un fragmento de plástico. Desde la aparición de la primera bolsa de polietileno en los años 60 del siglo pasado, la dependencia del plástico de un solo uso sólo ha hecho que aumentar. No sólo se vierten 8 millones de toneladas de plástico anuales a nuestros océanos, sino que además se descomponen en pequeños fragmentos y consiguen entrar en la cadena alimentaria. Estamos contaminando los océanos, destruyendo el hábitat marino y causando un daño irreparable a nuestra salud.

    El Océano Pacífico, la vasta masa de agua que separa EE.UU. y Japón, es ahora el océano más contaminado del mundo, ya que se estima que contiene dos billones de fragmentos de plástico, un tercio del plástico total que se encuentra hoy en día en el océano.

    El efecto del plástico sobre la fauna marina y los océanos

    El plástico no solo se hunde llegando a las profundidades del océano, sino que impacta directamente en la fauna que éste alberga. Los responsables de la Agencia Medio Ambiental de las Naciones Unidas advierten de un inminente “Epidemia en el Océano”, a menos que abandonemos progresivamente nuestra dependencia en objetos de plástico de un solo uso como bolsas, botellas, pajitas y cubiertos.

    Según algunas estimaciones recientes, 100.000 mamíferos marinos mueren cada año a causa del consumo de plástico. La comunidad científica que explora las fosas marinas más profundas situadas en Japón, las Islas Hébridas y Chile, han encontrado plástico en todas ellas. Y resulta aún más preocupante que las analíticas realizadas a las criaturas marinas de esas zonas presenten fragmentos de plástico en el intestino del 100% de los casos analizados.

    ¿Cuánto plástico consumimos?

    Científicos del Observatorio terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia realizaron un estudio del tracto digestivo de los langostinos de mercado para analizar su alimentación. Tras la aplicación de pigmento rojo éste puso de relieve inmediatamente una alarmante realidad: siete fragmentos de plástico en el estómago de un langostino de mercado.

    Y este no es un caso aislado. La comunidad científica ha encontrado fibras, fragmentos y gránulos de plástico tanto en los peces de agua salada, como en los de agua dulce, y tanto en peces en libertad como en peces de piscifactoría. Han calculado que 114 especies acuáticas contienen plástico en el estómago, y más de la mitad de ellos los podríamos tener en nuestro plato a la hora de cenar. Algunas especies como el plancton, los bivalvos, peces y ballenas consumen micro-plásticos de forma habitual, porque estos tienen forma de comida, los micro-plásticos obstruyen los tractos digestivos dificultando el apetito, alterando el comportamiento alimentario y afectando tanto al crecimiento como a la capacidad reproductiva.

    ¿Qué plásticos hay que evitar?

    Una bolsa de plástico tiene una media de vida útil de sólo 12 minutos, pero se conserva en el medio marino durante miles de años, lo que incluye el tracto digestivo de una ballena. En varios estados de EE.UU. se ha introducido gradualmente legislación para regular las bolsas de un solo uso, pero tal y como figura en el mapa siguiente, aún queda mucho por hacer.

    En España, siguiendo la normativa europea, en 2018 se aprobó un Real Decreto sobre la reducción del consumo de bolsas de plástico, lo que significó que todos los comercios dejarían de suministrar bolsas de plástico de un solo uso de forma gratuita con cada compra y pasarían a cobrarlas si algún cliente solicitaba una. Por lo que sólo bolsas de cartón o biodegradables podrían ofrecerse gratuitamente con la compra efectuada. Además, la normativa exige que a partir de 2020 las bolsas gruesas contengan como mínimo un 50% de plástico reciclado, y se prohíben las bolsas de plástico fragmentable. A partir de 2021 se prohibirán las bolsas de plástico ligeras o muy ligeras excepto las biodegradables.

    Si reutilizamos el plástico, reducimos la magnitud del problema, a no ser que éste contenga BPA. El Bisfenol A es un producto químico que altera los procesos hormonales relacionado con el autismo, las malformaciones congénitas y los problemas reproductivos, por lo que se recomienda tener precaución con aquellos plásticos que se van a utilizar y evitar cualquiera que contenga BPA, especialmente en los biberones y vasos de los bebés, ya que frecuentemente utilizan este componente.

    Otra manera de saber qué plásticos hay que evitar es observando la lista de componentes del objeto que vayamos a utilizar. Los plásticos a evitar son los siguientes:

    • Cloruro de Polivinilo (PVC): Contiene Ftalato de di-2-etilhexilo (DEHP), un disruptor endocrino y posiblemente una sustancia cancerígena.
    • Poliestireno (PS): Éste compuesto puede filtrar el estireno (otro disruptor endocrino y posiblemente carcinógeno) en los alimentos.
    • Policarbonato: Contiene BPA.

    Respecto al reciclaje de plásticos, lo importante es concentrarlo en el contenedor adecuado para que una vez en la planta de reciclaje los técnicos puedan separarlos de manera adecuada.

    ¿Cómo contribuir a la preservación de los océanos desde el puesto de trabajo?

    1) Aumento del uso de papeleras reciclables

    comportamiento sostenible utilizando papeleras reciclables para plástico, papel y otro tipo de desechos. Si la participación es escasa, se puede implementar un procedimiento para garantizar que los empleados utilizan los medios proporcionados.

    2) Reducir el uso de envases innecesarios

    Ya sea en los productos de la empresa, en los envíos, o incluso utilizando un dispensador de agua, existen múltiples áreas en las que se puede reducir nuestra dependencia del plástico. Es posible reducir los envases, fomentar el uso de botellas reciclables proporcionar platos, cubiertos y vasos.

    3) Participar en acciones locales y concienciar

    Existen muchas opciones para participar en el Día Mundial de los Océanos. Tanto si eliges organizar una acción individual, o asistir a una organizada por una asociación, las opciones son infinitas. No importa el hecho concreto ya que toda acción tiene un gran impacto.

    Esta es nuestra forma de contribuir a salvar el planeta

    El Día Mundial de los Océanos ofrece a todo el mundo la oportunidad de ayudar a proteger los océanos y conseguir un futuro mejor para todos. Es una oportunidad para reunir personas con un mismo objetivo. Todos tenemos la responsabilidad de garantizar la conservación de los océanos para las próximas generaciones, así que participemos en este Día Mundial de los Océanos.

    Póngase en contacto con Waterlogic para analizar cómo puede reducir su consumo de plástico con un dispensador de agua sin botellas.